Recientes

martes, 8 de mayo de 2018

¡GASOLINA AL ALCANCE DE TODOS!!!!


Uno de los reclamos más sensibles que como candidatos hemos escuchado durante los recorridos en todas las colonias y comunidades del Estado, es el relativo al alto precio del gas, de las gasolinas y del diesel. 

Es indiscutible que este hecho no sólo ha afectado a quienes cocinan en su casa o utilizan un medio de transporte privado, o son concesionarios del transporte público, sino que pega en el bolsillo de todas las personas por vía de la inflación. 

Se trata, pues, de un reclamo legítimo y generalizado, producto de la afectación directa o indirecta que la economía de cada familia ha tenido por el precio de los combustibles ante su liberalización, al haber sido retirados los subsidios federales. 

El incremento a la gasolina reciente se ha producido varias razones que necesitamos entender para abordar adecuadamente el problema: 

ü Nuestro país importa aproximadamente el 67 por ciento del consumo nacional de gasolinas. Por tanto, la devaluación del peso frente al dólar, ocurrida en los últimos meses, ha impactado sensiblemente en los costos y precios al consumidor, de nuestros combustibles. 

ü Otro factor que ha incidido en los precios finales de las gasolinas y otros combustibles tiene que ver con un tema de tipo fiscal que quiero también reflexionar con ustedes: la actualización de las cuotas del Impuesto Federal de Productos y Servicios, IEPS y su relativa reducción en el componente de subsidio que se viene aplicando directamente al IEPS, así como al precio autorizado de mayoreo para Pemex. 

ü Otro factor, coyuntural en este caso, que ha incidido también en los precios altos de las gasolinas, tiene que ver con las llamadas imperfecciones del mercado nuevo de combustibles, que creó la Reforma Energética, y que permite como sabemos, la gradual liberalización del precio de las gasolinas a pie de bomba expendedora. 

ü Esta apertura, esta nueva forma de competencia privada que concluyó el pasado mes de noviembre del 2017 a nivel nacional, debido a un efecto inmediato pero que se espera transitorio, en tanto se incrementa la competencia al entrar al mercado más proveedores y puntos de venta y se mejora la logística y costos de distribución, también explica las variaciones en el incremento de los precios, con variaciones de entre un 2 ya hasta un 9%. 

ü Finalmente, tenemos que reconocer, que de acuerdo con estimados de costos, la llamada carga fiscal como componente de costos al precio final de la gasolina representa aproximadamente 40% en dicho precio. 

ü Es decir, 4 pesos de cada 10 de esos costos, provienen de los ajustes fiscales que el nuevo modelo de apertura contempló, y es justamente un tema que tenemos que revisar. 

De este modo, ante esta grave problemática las candidatas y candidatos del Partido Revolucionario Institucional al Congreso de la Unión estamos aquí para establecer compromisos puntuales de cara a la ciudadanía. 

¿QUÉ HACER? 

Vamos a promover una serie de medidas que ayuden a reducir el precio final de los combustibles que tú pagas con tu salario. 

¿CÓMO? 

Una primera medida será promover un ajuste al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios IEPS, que permita una disminución de la carga fiscal que directamente impacta en el precio de las gasolinas. 

El costo final proviene de distintas fuentes, pero no podemos soslayar el impacto que produjo la depreciación sensible del peso mexicano, ya que 67 por ciento de la gasolina que consumimos es importada. 

A partir del paquete fiscal del próximo año 2019, promoveremos un ajuste a las tasas actuales del IEPS que se cargan fiscalmente a las gasolinas, y que están definidas en la Ley de este impuesto, así como otras medidas que contempla la Ley de Ingresos de la Federación. 

A precios promedio actuales de las gasolinas, 18.38 pesos por litro la gasolina magna, y 19.82 pesos la premium, dependiendo de las fluctuaciones de los precios del mercado y del tipo de que se trate, la carga fiscal a través del IEPS equivale aproximadamente a 4 pesos del precio final por litro. 

Pues bien, desde el Congreso de la Unión promoveremos un ajuste para reducir tal impuesto, como una medida que atempere los altos costos que actualmente pagas tú como consumidor por cada litro de gasolina. La reducción esperada con estas medidas deberá rondar entre 1 y 2 pesos por litro. 

Efectivamente El IEPS de gasolina es un impuesto importante para la recaudación federal, sin embargo, debe ser sensible al impacto económico en las familias. Por eso, porque tenemos que ser sensibles ante este drama social y económico, es que vamos a proponer una reducción gradual del IEPS en gasolinas en la medida en que el mercado de las gasolinas se hace más eficiente y competitivo. 

Se trata de una medida de sacrifico de ingreso fiscal, que buscaremos compensar con otras medidas no recaudatorias, como eficiencias en los gastos y ahorros que se reflejen en el Presupuesto de Egresos de la Federación. 

Porque no nos parece justo que el costo total del impacto que trajo la reforma energética en cuanto a la liberalización de los costos de los combustibles deba ser pagado sólo por ti como consumidor final. Debe haber un sacrificio también de la Federación buscando con imaginación compensar esas reducciones impositivas, mediante la aplicación de medidas complementarias. 

Como una segunda propuesta, impulsaremos cambios a la actual Ley del Impuesto sobre la Renta ISR, que ya contempla una serie de medidas de subsidio y estímulos fiscales a las empresas consumidoras de diesel, para que análogamente podamos también aplicarlas a los consumidores de gas y de gasolinas, a empresas que prestan servicios de transporte público empresarial y de personal, así como al transporte de carga. 

Como tercera medida, impulsaremos una serie de reformas que permitan sentar las bases a mediano y largo plazos, para un mercado de combustibles realmente competitivo. Nos aseguraremos de que el Presupuesto de Egresos contemple canales de financiamiento para que PEMEX fortalezca sus capacidades de infraestructura y de logística de distribución, por los años que se considere necesarios. Un PEMEX más eficiente, y la competencia entre nuevas empresas, serán factores que tiendan a bajar los precios. 

Lo anterior, mientras el mercado abierto de los combustibles termina de madurar, a efecto de que las distorsiones que el mismo presenta actualmente no impacten -cómo está ocurriendo ahora-, en el costo final de los productos. 

Como cuarta medida, para el mediano y largo plazos buscaremos contar con mecanismos novedosos, innovadores de financiamiento y coinversión pública y privada, para aumentar nuestra propia capacidad de infraestructura en materia de producción de gas y de refinación de gasolinas y otros combustibles, mejorando y haciendo más eficientes las capacidades actuales con que cuenta el país. 

El país deberá construir más refinerías financiera y tecnológicamente competitivas, que cumplan con estándares internacionales en materia energética y comercial. 

Desde luego que esto incluye también a las actuales refinerías con las que cuenta PEMEX, y que deberán ser parte de estos nuevos esquemas de coinversión y asociación pública-privada a fin de ser realmente competitivas en los mercados nacional e internacional. 

Todas estas medidas nos deben concientizar sobre la necesidad de actuar con pleno sentido de autodeterminación nacional, evitando que las recurrentes fluctuaciones de nuestra moneda en los mercados internacionales terminen por impactar el costo final de los combustibles. 

Además de que las mismas deben agregar plusvalía a la cadena de valor que provenga de mejores capacidades de nuestra infraestructura energética, y de la que todos los mexicanos nos debemos beneficiar. 

¿PARA QUÉ? 

Con todas estas medidas buscaremos facilitar y acelerar, bajo condiciones de verdadera equidad y justicia en la competencia, el mercado de los combustibles, evitando que los precios de los mismos se incrementen por encima de valores que se consideren competitivos y justos para cualquier bolsillo. 

Creemos que un marco fiscal justo, más una serie de regulaciones a las actuales políticas de competencia, deberán garantizar que no se eleven los precios por encima de valores competitivos, facilitando la inversión privada y provocando inversión pública para el mejoramiento de la infraestructura de producción, refinación y transporte. 

Amigas y amigos: 

La solvencia de tu economía personal y familiar, la estabilidad económica de las familias mexicanas y de Aguascalientes, serán nuestras mayores prioridades como legisladores en el Congreso de la Unión. 

Los candidatos federales del PRI, Lorena Martínez y Gustavo Granados al Senado de la República, y las y los candidatos a diputados federales Norma Esparza, del Distrito 01, José Carlos Lozano del Distrito 02 e Ivon González del Distrito 03, nos proponemos servirte con honestidad, entrega y sensibilidad, haciendo mejores leyes que ofrezcan mayores beneficios. 

Como mexicanos conscientes e informados, sabemos que la liberalización de los precios de los combustibles ha sido una medida dolorosa pero necesaria para darle realismo y viabilidad a largo plazo a las finanzas nacionales. 

Estas reformas buscan permitir la libre competencia entre las empresas productoras y distribuidoras de gas, gasolinas y otros combustibles, nacionales e internacionales, lo cual a mediano plazo hará bajar los precios por efecto del mercado. 

Con la reforma energética México dejó atrás un viejo esquema de monopolio que ya no funcionaba en un mundo dinámico y global. A la larga, México saldrá ganando, porque México será potencia. 

Sin embargo, nos duele como mexicanos, al igual que a ti, que hoy el aumento a las gasolinas está pegando directa o indirectamente en tu bolsillo, cada vez que le pones gasolina al auto, cuando surtes el gas, cuando pagas el transporte público o cuando vas al mercado a comprar alimentos para tu familia. 

Nos duele que la inflación producida por la liberalización de los precios de los combustibles esté afectando la economía y el bienestar de tu familia. 

Nos duele que el costo de los combustibles represente una carga que pone límites y trabas a tu movilidad y a tu capacidad de compras. 

Nuestro compromiso como legisladores federales, firme y solidario, será recuperar por todos los medios el valor adquisitivo de tu ingreso, mediante reformas legales que bajen el precio de los combustibles y a través de gestiones ante el Gobierno Federal para que la reforma energética no sólo beneficie al país en su conjunto, sino principalmente a ti y a tu familia. Es un compromiso de todo corazón. Lo vamos a cumplir de corazón a corazón. 

Vamos juntos por gasolinas, por gas y Diesel más baratos, para beneficio de ti y tu familia. 

Desde el Congreso de la Unión, trabajaremos para que así suceda. 

¡Súmate por Aguascalientes!

*
« PREV
NEXT »

No hay comentarios.