Recientes

domingo, 29 de abril de 2018

PESCADORES VERACRUZANOS REUBICAN UN ARRECIFE Y LES RECONOCEN SU COMPROMISO CON LA SUSTENTABILIDAD


· Es un proyecto conjunto de la empresa Administración Portuaria de Veracruz (APIVER) con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), asesorado por la Universidad Veracruzana, realizado por pescadores locales. 

Como parte de las acciones de impulso a la sustentabilidad de los recursos marinos, un grupo de pescadores mexicanos concluyó con éxito un programa de relocalización de un arrecife coralino en el Golfo de México, un proyecto único en su tipo en América Latina desarrollado en el Parque Sistema Arrecifal Veracruzano, que abarca los municipios de Alvarado, Boca del Rio y Veracruz, informó el dirigente pesquero Bernardo Hernández Guzmán al Comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca, Mario Aguilar Sánchez. 

Lo anterior tuvo lugar durante una reunión de trabajo en las oficinas de la CONAPESCA en el Puerto de Veracruz, donde se dieron cita los dirigentes pesqueros de la Alianza Veracruzana que preside Bernardo Hernández, con quienes se analizó la problemática y soluciones para el mejor desarrollo del sector por parte del Comisionado y directores generales de la dependencia a su cargo. 

Estuvieron presentes los dirigentes de la asociación de pescadores ribereños, media altura, acuacultura, permisionarios en el estado, Álvaro Sánchez; de la Federación de Sociedades Cooperativa de la Cuenca Media del Río Coatzacoalcos y sus afluentes, Sunset Cruz González; de la Federación de Asociaciones Cooperativas de la Industria Pesquera de Tampico Alto, Eloy Delgado Sosa y Mauricio Román Maya; de la federación La Huasteca Veracruzana, Ciro Valdez González, así como de la cooperativa de La Rivera, en Tampico Alto, Marino Polito González, y de Desarrollos Sustentable Olmeca A.C., Roberto Ovando. 

Al describir el proyecto de rescate de corales y especies marinas con la participación directa del sector pesquero en la zona de “Punta Gorda”, con motivo de la ampliación de las instalaciones portuarias de Veracruz, Bernardo Hernández dio a conocer que los trabajos se desarrollaron con 153 trabajadores del mar que aprendieron a manipular los corales. 

“En casi un año de trabajos movimos alrededor de 42 mil corales, cerca de 400 mil anémonas, alrededor de un millón 200 mil erizos, más de 800 mil pepinos de mar y todo tipo de especie que pudiésemos rescatar de ese arrecife, y hoy nos quieren reconocer ese éxito del trabajo que se tuvo”, presume Bernardo Hernández. 

Estudios de investigadores internacionales especializados alertan que el 75 por ciento de los arrecifes de coral en el mundo podrían desaparecer para 2050, pero el proceso de relocalización puede salvarlos con la acción de recoger con buzos fragmentos de coral de arrecifes locales y replantarlos en otro lugar donde empiezan a crecer muy rápido, pues ese proceso acelera hasta en 50 veces el promedio de crecimiento natural. 

Eso significa que en meses podría crecer lo mismo que en otras condiciones le llevaría décadas y además cada coral que crece de esa manera es más resiliente y adaptable a las condiciones cambiantes del océano, lo cual es crítico para su supervivencia, muy relevante porque los arrecifes coralinos son el hogar del 25 por ciento de la vida marina e incluso protegen las playas de tormentas y corrientes. 

Los pescadores contratados por la empresa Administración Portuaria de Veracruz (APIVER) recibieron capacitación sobre cómo cortarlos, cómo manipularlos y transportarlos, hubo exámenes a cada pescador para verificar si reunían los requisitos para ese trabajo que requiere de mucha habilidad en el agua, por estar ese arrecife fuera del abrigo del Parque Arrecifal y es impactado por las marejadas. 

Con apego a la Manifestación de Impacto Ambiental bajo la supervisión de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y de ambientalistas acreditados de la Universidad Veracruzana y ecologistas de ONG´s, se trasladaron los corales desde Punta Gorda a un arrecife ubicado a 18 kilómetros de distancia. 

De investigaciones realizadas por la empresa contratante y la Universidad citada, se desprende que no existe en América Latina un trabajo tan extenso como el que se hizo aquí, y con el éxito de haber logrado del 85 al 95 por ciento de sobrevivencia, cuando el reto era lograr por lo menos el 70 por ciento. 

Y no se trató sólo de rescatar a los corales, sino a todo tipo de vida que hubiera ahí, porque un arrecife se compone de flora y fauna. Se dudaba que pudieran rescatarse las anémonas, una especie gelatinosa y es muy difícil capturarla, pero pudimos hacerlo. 

La realidad es que en el sector pesquero se fortalece cada vez más la conciencia de preservación y sustentabilidad de los recursos marinos. Ante esa realidad los especialistas en conservar el medio ambiente están volteando a la experiencia que tienen los pescadores, lo que hace posible que se logre este tipo de rescates para tener arrecifes sanos, que se constituyen en zonas de reproducción pesquera. 

Al preservar nuestros arrecifes, estamos demostrando que contribuimos a la creación de un hábitat sano para que nuestras pesquerías se puedan desarrollar de mejor manera. 

Al explicar cómo se hizo el trabajo, dijo que bajo el control de biólogos y oceanógrafos, parte del personal preparaba placas de concreto en las que con mucha paciencia se acomodaban los corales recolectados, desde 1 cm; recogidos por los pescadores buzos en una labor muy ardua cuidando que se pudiese poner en riesgo a las pequeñas especies, para luego transportarlos con gran habilidad de los motoristas para maniobrar en marejada y reubicarlos en el nuevo arrecife.

><(((°>

« PREV
NEXT »

No hay comentarios.